Buscar en este blog

lunes, 1 de octubre de 2012

Los éxitos de Anna Tarrés en natación sincronizada no lo justifican todo

La máxima exigencia que requiere la seleccionadora a sus pupilas no le autoriza a ejercer un trato inhumano con ellas


La hasta diciembre directora técnica y seleccionadora de natación sincronizada, Anna Tarrés, ha demostrado ser una gran profesional. Sus números lo demuestran, pues en los 15 años que ha estado al mando de esta especialidad ha sumado cuatro medallas olímpicas, 25 en los Mundiales y otras tantas en los Europeos. Estos magníficos resultados colocan a España entre los tres mejores países del mundo en este deporte, y para alcanzar un nivel tan elevado es necesario mucho trabajo, dedicación, esfuerzo y conocimientos. Ahora bien, todas estas condiciones positivas no justifican la mala educación, la tiranía y la inhumanidad en el trato a sus pupilas.

Fuente: carlosdelriego.blogspot.com
La agría polémica que se ha levantado en España al conocerse las malas artes que utilizaba la seleccionadora con sus nadadoras es de las típicas situaciones que no benefician a nadie. La decisión del presidente de la Federación Española de Natación, Fernando Carpena, de no renovar el contrato a la máxima responsable de la sincronizada ha dejado en entredicho el precio del éxito. Así, la polémica inicial desatada al prescindir de los servicios de una de las principales artífices de la popularidad de esta especialidad en España, se ha visto relegada a un segundo plano al conocerse una carta firmada por quince ex nadadoras que han contado las humillaciones a las que fueron sometidas durante años por parte de Tarrés.


fuente; juegosolimpicos.com
De todos es sabido que el deporte de élite exige el máximo de esfuerzo, dedicación y sacrificio. Y esto es lo que ha requerido la seleccionadora a todas sus nadadoras. Pero dentro de estas exigencias no puede estar de ninguna manera los insultos, las humillaciones y la crueldad. Porque así se debe de calificar decirle a las chicas: "Fuera del agua, gorda. Vete al psicólogo", o "trágate el vómito, que aún te queda hora y media de entrenamiento para terminar" o "no vengas a hacerte la estrecha, porque te ha follado a todo lo que se mueve". Estas son algunas de las lindezas que, al parecer, salieron de la boca de la seleccionadora en diferentes momentos. Estas frases aparecen en la carta firmada por quince de las nadadoras que pasaron por manos de Anna Tarrés. Y podría ser que alguna mintiera, pero es difícil que lo hagan todas ellas.

La afectada ha negado que tratara con atrocidad a sus nadadoras. Pero las declaraciones de Gemma Mengual y Andrea Fuentes, las dos mejores nadadoras de sincronizada que han estado a las órdenes de la directora técnica, inducen a pensar que no siempre el trato a sus pupilas ha sido el correcto. Así, mientras la primera, ya retirada, no lo niega, y se limita a afirmar que "no toca ahora sacar mierda", la segunda, en activo, señala que "es agua pasada" y que esta polémica les perjudica. Ambas se han mostrado poco contundentes en la defensa de la directora técnica, lo que da que pensar que han tenido que vivir algunas experiencias desagradables en este sentido.

Fuente: noticias.lainformacion.com
Es más, este mal trato a sus pupilas no es la causa de la decisión de Fernando Carpena de prescindir de los servicios de Anna Tarrés, puesto que la Federación ya conocía hace años que la seleccionadora se extralimitaba en su relación con las nadadoras, ya que alguna de ella lo comunicó por carta cuando abandonó esta actividad. Incluso se lo hicieron saber al Consejo Superior de Deportes (CSD). Pero el expediente fue cerrado sin que se tomaran medidas para evitar dichos abusos. Otras son las causas reales que han llevado a esta decisión, pero ninguno de los afectados las ha hecho públicas.

Por cierto, no debería caer en el olvido la responsabilidad de los padres de estas nadadoras, quienes o no se enteraron del trato humillante que recibían algunas de sus hijas, lo que es preocupante, o lo permitieron por la satisfacción que produce tener a una hija en la élite deportiva ganando preseas olímpicas, lo que es rechazable. Y en este caso, tampoco tal elevado nivel de satisfacción lo justifica todo, pues este tipo de humillaciones pueden crear tanta infelicidad y frustración que duren más que el valor de una medalla.



11 comentarios:

  1. Conseguir el éxito a cualquier precio, sin importar si para ello hay que despreciar, vejar o avergonzar a los deportistas, especialmente si son muy jóvenes (incluso niños) es habitual en países como China, o la antigua Rumanía de Chauchescu.

    Quiero pensar que en España hay ciertos límites que no se traspasan, que el caso de Tarrés es una excepción.

    Pero me entran las dudas al ver como algunos entrenadores de futbol se dirigen a sus chavales, por poner un ejemplo que conozco mejor que la natación sincronizada. Ponemos el grito en el cielo si un profesor en el colegio tiene alguna falta de consideración con sus alumnos, pero un porcentaje demasiado elevado de padres no ve mal que los entrenadores presionen a los jugadores con insultos o malos modos.

    Hay que erradicar el "todo vale para ganar". Antes que deportistas, son personas. Y estas nadadoras guardarán un recuerdo infame de un período de su vida glorioso a nivel deportivo.

    No quisiera pasara lo mismo en otros deportes y que, efectivamente, el caso de Anna Tarrés sea la excepción que confirma la regla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Santi, estoy de acuerdo en todo lo que dice. Espero que el caso de Anna Tarrés solo sea la excepción. Pero me temo que en el cado del deporte de élite, haya más.

      Eliminar
  2. Parece increible lo que unos buenos resultados deportivos pueden llegar a tapar.Nos dices "este mal trato a sus pupilas no es la causa de la decisión de Fernando Carpena de prescindir de los servicios de Anna Tarrés",... "Otras son las causas reales que han llevado a esta decisión, pero ninguno de los afectados las ha hecho públicas".¡¡¡Cuéntanos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento, Manolo, pero públicamente no puedo decirte más. Solo confirmarte que las causas reales son otras muy diferentes, según me han contado fuentes conocedoras del caso, pero que no puedo revelar.

      Eliminar
    2. Bueno, te hago la pregunta de otra manera. Conociendo las causas reales, ¿ Crees que está bien despedida?

      Eliminar
  3. Si es cierto todo lo que han afirmado las nadadoras, me parece lamentable que esta señora ocupase ese cargo. Ahora bien, Alejandro, ¿podemos dar ya por hecho que es cierto cien por cien lo que aseguran? En este país tenemos la tendencia de ser jueces y dictar sentencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Marta, no creo que quince nadadoras se junten para contar mentiras en una carta. Me cuentan que la directora técnica es como la describen: muy buena profesionalmente, pero que en ocasiones abusa de su posición.

      Eliminar
  4. Me temo que en este asunto hay mucha guerra interna. Es una suma innoble de "testosterona", celos, rencores, envidias, "te vas a enterar cuando te pille", "..pues tú más". No veo claro un solo culpable. No veo claro que Anna Tarrés sea una hermanita de la caridad y las demás unos demonios, y viceversa. Me temo que este tema tiene muchos matices y que cada implicado cuenta la película según le ha ido. Si Esta mujer actuó como se ha denunciado a lo largo de tantos años y a tanta gente, no sé a que esperaron para denunciarlo. Lo dicho tengo mis serias dudas sobre la culpabilidad de 1 sola persona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafa, alguna nadadora ya envió una carta a la Federación y al CSD contando lo que pasaba, pero no siguieron investigando y lo dejaron pasar. Tras los datos que expongo en el artículo, creo que tengo claro que ha pasado.

      Eliminar